Faro Querandí: un infaltable si visitas Villa Gesell

Comparte este Post

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email

Villa Gesell es una ciudad llena de atractivos turísticos que te la harán pasar en grande, ya sea que quieras disfrutar de un fin de semana o que estés de vacaciones. Uno de los sitios más emblemáticos de la región es el Faro Querandí, un lugar con decenas de actividades para hacer y mucha historia Argentina.

Es una torre imponente con una altura de 54 metros que se eleva a unos 65 metros sobre el nivel del mar. Desde lejos se puede ver su diseño controncocónico de garita y mampostería, al igual que sus franjas horizontales de color blanco y negro.

Un poco de historia del faro Querandí

El faro Querandí fue construido entre 1921 y 1922, siendo la primera edificación elegida en el Partido de Villa Gesell. La baliza homónima estaba instalada en ese mismo lugar en el año 1916, la cual fue reemplazada por este gran faro.

Como ocurre con cualquiera de estos edificios, su motivo de construcción era dar un punto geográfico de referencia a los navegantes costeros. De hecho, se observa a unas 18.1 millas de distancia de la costa. Por otro lado, es la construcción que limita el sur de la Reserva Dunícola de la zona.

En el momento de su edificación, el faro estaba rodeado solamente de dunas de arena. Sin embargo, con el paso del tiempo se sembraron coníferas para proteger la estructura. Esto ha llevado a que hoy sea un atractivo turístico fenomenal, porque está ubicado entre el bosque y el mar.

Actividades imperdibles en el faro Querandí

El faro está ubicado justo en el centro de una reserva natural municipal, así que tendrás un amplio territorio para explorar. Dicha reserva fue creada con el propósito de preservar el ecosistema y la biodiversidad de las dunas costeras, y actualmente cuenta con muchas cosas interesantes para hacer.

Son más de 5700 hectáreas de dunas, además de una extensión de 21 km de costa atlántica. Si desea disfrutar al máximo, sí o sí debes hacer lo siguiente:

Bañarte en las playas

Es lo primero que hacen muchas personas cuando llegan a la región. Se ubican en la orilla, montan sus sombrillas, sillas y carpas para pasar el día frente a la orilla del mar. El agua es muy relajante, fresca y relativamente tranquila, así que puedes bañarte sin problemas con toda tu familia.

Pero claro, no te puedes quedar todo el día en la playa, porque te perderías de lo siguiente.

Senderos ecoturísticos

Actualmente existen dos senderos: Los Senecios y el Adesmia Incana. El sendero Los Senecios tiene una duración de más o menos 40 minutos, en el que podrás descubrir más sobre la flora y la fauna nativa de la reserva. Por el mismo camino te van indicando las huellas de distintas especies y todo el recorrido está perfectamente marcado, así que es imposible que te pierdas.

Por otro lado, el sendero Adesmia Incana dura algo más de hora y media, y no es recomendado para principiantes. Necesitas mucha energía y una excelente condición física para evitar percances. De cualquier modo, verás variados ambientes, vegetación exótica y sitios sumamente hermosos que tienes que descubrir por ti mismo.

4×4 Road

Otra de las actividades favoritas de los turistas es el 4×4, ya sea con vehículos o con motocicletas de 4 ruedas. Subir y bajar por la arena es una experiencia inigualable, llena de adrenalina y con la que te vas a divertir por bastante tiempo. Además, si tienes un 4×4 es mucho más fácil recorrer toda la extensión de la reserva en un solo día.

Disfrutar de la fauna

Al ser una reserva nacional, el lugar está lleno de animales, tanto muy conocidos como otras especies exóticas que quizás nunca has visto en tu vida. Podemos destacar gaviotas, playeros, chorlitos y ostreros en cuanto a las aves. Ahora bien, también hay lagartijas, culebras, zorros, gatos monteses, ñandúes, entre otros.

Disfrutar de la flora

Aunque ya hemos dicho que lo puedes hacer con los senderos turísticos, nada impide recorrer por ti mismo la reserva como prefieras. En las dunas vas a encontrar más de 100 especies diferentes de plantas que crecen sobre la arena desértica, sin olvidar que más o menos la mitad de la reserva es un bosque.

Sandboard

El Sandboard es una de las actividades preferidas por los nativos y turistas de Villa Gesell, y la reserva del faro Querandí uno de los sitios perfectos para practicar este deporte. El Sandboard consiste en tomar una tabla de madera para deslizarse por las dunas hacia abajo, justo como si fuera nieve.

Lo bueno de esta práctica es que es apta tanto para niños como para adultos.

Visitar el faro

Y lo que no puede faltar en tu visita a la reserva es deleitarte en la majestuosidad del faro Querandí. Para ascender esos 54 metros de altura tendrás que subir una escalera de caracol de 276 escalones. Y una vez que llegues a la cima, de más está decir que las vistas son impresionantes.

Recomendaciones para ir al faro Querandí

Lo primero de todo es tener en cuenta que, al tratarse de una reserva municipal, hay una serie de normas que debes cumplir. Es evidente que no puedes cazar ni molestar a los animales, tampoco arrojar residuos, recolectar cosas de la naturaleza, prender fuego ni acampar, así que tienes que regresar el mismo día.

Adicionalmente, antes hemos mencionado que puedes usar vehículos, ya sean autos o motos, pero hay zonas delimitadas para hacerlo, así que no olvides informarte.

Para finalizar, usa calzado cómodo, protector solar y sigue las instrucciones de los guardabosques.

Alójate cerca del faro Querandí

Es poco probable que te alcance un solo día para disfrutar de todas las maravillas del faro y sus alrededores. Por este motivo, te invitamos a alojarte en el hotel Don Carlos, donde te esperaremos con mucho gusto y las mejores amenidades de la ciudad. Estamos ubicados muy cerca de la reserva nacional para que vayas y vengas las veces que quieras.

¡Haz tu reserva ahora mediante Whatsapp!

Otros artículos

Reserva de manera directa

Realiza tu reserva ahora. Es fácil, seguro y ¡sin intermediarios!
Abrir chat